Psicoterapia - Desarrollo del Bienestar - Relaciones Humanas

Creemos en las personas y en su capacidad para protagonizar y gestionar sus propios cambios

Artículos (+)

Desarrollo/crecimiento personal, ¿un estado de "moda"?

Muy posiblemente si uno apura la mirada, puede darse cuenta como tomamos muchas veces cosas prestadas y nos atribuimos copyright propio. Creo que eso es algo de lo que actualmente ocurre con el tan llevado y traído "crecimiento/desarrollo personal". Durante mucho tiempo me gustó llamar crecimiento personal a mi personal búsqueda; ciertamente en mi caso lo que estaba (y aún intento) buscar o desarrollar era/es: “descubrir el mejor camino y a poder ser el más corto, para poder dejarme en paz y si es posible estar el mayor tiempo posible en estado de felicidad” (tengo que reconocer que sigue siendo una asignatura en desarrollo). Hoy creo que tiene que ver más con el conocimiento y no tanto con el crecimiento, pues son más las ocasiones que me empequeñezco al darme cuenta de cuanta ignorancia me acompaña cada vez que pretendo haber crecido.

Hoy me doy cuenta de la importancia de la "supervivencia" del ser humano, y que muy posiblemente ese es el "live motive" que le hace evolucionar... claro está que simplemente, es posible que los elementos o la motivación que se precisaba para la supervivencia en generaciones anteriores y las de ahora tengan variación. Y si uno sigue afinando un poco más, posiblemente se de cuenta que esa variación tiene que ver mucho con el contexto histórico, cultural o ambiental donde le toca o ha tocado vivir.

Me imagino preguntando a mi abuela por el crecimiento personal y me diría: querida nieta, el ser humano durante toda su historia ha sido un superviviente… me seguiría contando… yo tuve que emigrar..., después perdí tres hijos…, eran tiempos de guerra…, se pasaba hambre y todavía tenía a tu madre pequeña que sacar adelante… había que espabilarse para poder cubrir las necesidades del momento.Y así fue. Mi desarrollo personal fue que no faltase la comida.

Más tarde preguntando a mi madre me diría: hija mía yo estuve trabajando desde bien pequeñita, en muchas ocasiones eso significó que me separaran de mi madre. A mí padre no lo tuve desde muy temprana edad. No aprendí a leer ni escribir, pero no obstante los números nunca me engañaron y siempre me maneje con ellos. Junto a tu padre (aquí tengo que reconocer que aparentemente parece que el desarrollo personal en la familia de mi padre, fue algo más suave de transitar), trabajamos incansablemente para sacaros adelante. Y así fue y así fuimos creciendo.

Y si me imagino hablando con mis más lejanos ancestros, … me viene que al oír esto, una sonrisa escaparía de sus labios y dirían… son jóvenes… todavía tienen que recorrer un poquito más de camino… y como aquellos padres que no dicen nada… que simplemente escuchan, porque saben que es necesario esa etapa de “sabios” de los hijos… así mis ancestros me mirarían… y uno entonces quizás por un escaso momento, que quizás no perdure o quizás sí, se da cuenta de que es un eslabón más… simplemente un eslabón más… tan perdido como el resto… con tanto sentido como el resto… y entonces uno dice… así como fue, así esta bien… así como es, así esta bien… y se tranquiliza y entonces quizás por un escaso momento, que quizás no perdure o quizás sí, cree vislumbrar un estado de paz… porque sabe muy bien como es el estado de lucha. 

Quizás y digo quizás se trate simplemente de normalizar y ver el sentido común de cada una de las motivaciones que han conducido al ser humano a través del tiempo. Ahora a lo mejor toca aprender áreas en las que por las circunstancias actuales: (y ahí podríamos ver como hay culturas que nos adelantan en ello y otras que viven nuestra etapa anterior) cambio climático, insatisfacción personal, estrés, ansiedad, búsqueda del sentido..., piden y reclaman de nuevos recursos; quizás, simplemente ocurra eso. Uno en ocasiones tiene la fantasía de ser mejor que el anterior (generación, familia, padres...) y creer que tiene la "luz" para ver aquello que los anteriores no han visto (que el dinero no da la felicidad, que todo no es trabajar, que la igualdad es necesaria....) pero bien cierto es que uno puede ver la luz, porque paso previo a esta anduvo la oscuridad, y que con un poco de tiempo esa bombilla (ahora un poquito más de tiempo a lo mejor con la generación de las bombillas de "bajo consumo" y vida casi ilimitda) precisará de una luz nueva cuando se apague y de nuevo estemos en la oscuridad... entonces con un poco de suerte y no de forma constante, uno consigue vislumbrar lo que es dejarse en paz y darse cuenta que a su vez que atiende su demanda, atiende la demanda de la vida y viceversa.  

El ser humano desde su "puesta en escena" esta creciendo y desarrollándose una y otra vez... quizás y digo simplemente quizás, porque bien podría estar una misma, en la más absoluta ignorancia, y errar de cuatro patas cuando cree que quizás habría que normalizar el tema y que pase a formar parte de las escuelas, de las familias, no como crecimiento ni desarrollo personal, sino como un eslabón más en el aprendizaje de ser humano de supervivencia en el contexto actual... claro está que a las cosas, objetos, esta bien ponerle nombre para identificarlo más rápidamente y es ahí donde ahora caería exactamente en lo que me ha llevado el título de este escrito. Toda una contradicción.

La contradicción, eso que también forma parte de la especie humana, esa especie que se mueve entre lo efímero y lo eterno.. entre la pulsión de vida y pulsión de muerte (lo que Freud nominó como el movimiento entre Eros/Thanatos), que nos mantiene en conflicto y de ahí muy posiblemente en constante transformación y cambio. 
Simplemente quizás.

Gracias. 

Patrícia