Psicoterapia - Desarrollo del Bienestar - Relaciones Humanas

Creemos en las personas y en su capacidad para protagonizar y gestionar sus propios cambios

Artículos (+)

En busca del sentido


La verdad de que el amor es la meta última y más alta a la que puede aspirar el hombre. la salvación del hombre está en el amor y a través del amor. Comprendí como el hombre, desposeído de todo en este mundo, todavía puede conocer la felicidad - aunque sea sólo momentáneamente - si contempla al ser querido.

El hombre tiene que elegir; pero, además, en los últimos tiempos de su transcurrir, el hombre ha sufrido otra pérdida: las tradiciones que habían servido de contrafuerte a su conducta se están diluyendo a pasos agigantados. Carece, pues, de un instinto que le diga lo que ha de hacer, y no tiene ya tradiciones que le indique lo que ha de hacer; en ocasiones no sabe siguiera que le gustaría hacer. En su lugar, desea hacer lo que otras personas hacen (conformismo) o hace lo que otras personas quieren que haga (totalitarismo).. (El hombre en busca de sentido - Victor E. Frankl (1905-1997) 


Hace tiempo me invade una vuelta a las tradiciones, los rituales..., siento que tienen algo más que lo que aparentemente social nos enseña, algo así como una guía que nos sustenta en alguna parte del camino. Cada vez me gusta más observar las culturas donde cuidan a sus mayores, respetan y dignifican la sabiduría que encierran, más allá de que a su cuerpo les cueste sostenerse en el camino de la vida. Cada vez me gustan más las diferencias que me hacen mirar al otro con respeto, por lo diferente y lo de bueno que tiene su ser "diferente". Cada vez me gusta más aquellas culturas que entierran a sus muertos acompañándolos y velándolos, permitiendo así que en el tiempo tenga su lugar de despedida. Cada vez me gusta más impregnarme de esas tradiciones, rituales, que llevan implícitamente, la dignidad, el respeto, el compromiso, la responsabilidad. 

Es posible que la edad sea la que me produce esa mirada..., o quizás la búsqueda de restaurar los pilares de mis propios valores...o quizás la búsqueda de encontrar un sentido a todo lo vivido...o la preocupación de lo que resta por vivir...Ciertamente hay un momento donde uno siente que casi llego a la cima de la montaña y que a partir de aquí toca bajarla y busca la mejor sombra..., el trayecto menos abrupto..., poder desescalar la montaña disfrutando del paisaje que en muchas ocasiones en la escalada no supo apreciar...y busca los detalles que llegan y alimentan al alma. 

Vamos escasos de contacto. Damos abrazos sin llegar a sentir el cuerpo del otro. Besamos mirando al infinito y sin que nuestros labios siquiera rocen la mejilla del otro. 

Yo quiero abrazos que me aprieten hasta sentir el cuerpo del otro con el que por un instante por un momento se  convierta en uno. Yo quiero besos sentidos. Yo quiero palabras que reboten además de en mis oídos en mi cuerpo. Palabras sentidas y no por ello ser azucaradas, quiero sentir todos los sabores, también los salados y hasta los agrios. Yo quiero mirar al otro y encontrarme con su mirada. Yo quiero que mis sentidos salgan a pasear cada día independientemente de como amanezca el día. Yo quiero vivir la vida sintiendo que vivo no sobrevivo. Yo quiero mirarme en ti, reconocerme a través de tu mirada y volver a casa. Yo quiero abrazar y besar la vida.

Gracias.
Patrícia