Psicoterapia - Desarrollo del Bienestar - Relaciones Humanas

Creemos en las personas y en su capacidad para protagonizar y gestionar sus propios cambios

Artículos (+)

Leemos mal el mundo

Llevo días escuchando noticias en los medios de comunicación que de una manera u otra hacen alusión a los convulsos momentos actuales y en todos ellos se oye hablar de MIEDO. El MIEDO que utilizan unos pocos para tener a unos muchos en el rebaño y que si no profundizamos un poquito más sobre la historia que nos cuentan consiguen quitarnos la honradez y la dignidad como seres humanos. 

No hay mayor dolor psicológico para una persona que sentirse RECHAZAD@, ABANDONAD@ y/o IGNORAD@. Que no es otra cosa que la consecuencia de no sentirse AMAD@, RECONOCID@ y/o VALORAD@. Eso es lo que han hecho siempre unos pocos con unos muchos en tierras que se nos suponen por uno u otro motivo, algo lejanas. Y eso actualmente es lo que hacen unos pocos con unos muchos en nuestras propias parcelas. Y el hacer de unos pocos tiene consecuencias. Por cierto, el no hacer de unos muchos también. 

Estaba viendo cada día como dirigentes políticos nos conducen  a la situación mundial actual, es decir unos pocos les dicen a unos muchos: Te excluyo (sanidad, educación…), No te veo (no atiendo tus necesidades), y por supuesto, No te valoro (has de someterte, no me interesas). 

Quería compartir algo loco que me ha pasado esta mañana de sábado (28/04/2012): 

Esta mañana me he levantado y no me lo preguntéis pero (NO SÉ porqué en ocasiones ni yo sé qué tiene que contarme mi propio cerebro), me vino a la cabeza Jesús. Me dije Jesús? Sabes como cuando abres la puerta de tu casa y aparece alguien que no esperas. Pues sí, Jesús de Nazaret estaba en mis pensamientos en ese instante. A continuación me he preguntado -le he preguntado a mi cerebro- cuál era la razón de que hubiera venido-traído ese recuerdo y lo siguiente ha sido ver que Jesús cuando PREDICABA, lo que hacía era inculcar el derecho a MANIFESTARSE. Iba de un lado a otro de manera pacífica hablando y predicando sobre el acuerdo y el desacuerdo del ser humano consigo mismo y con el otro ser humano. Wala!!!. Ahora además de tener razones, acabada de obtener PERMISOl!!. 

En cada época, a lo largo de la historia siempre hay seres humanos buenos, sencillos en sus palabras y sus actos, que han trabajado por y para la defensa de los muchos.  Si escuchamos detenidamente lo que nos dicen lo que nos cuentan, en lo profundo, podemos observar muchísimos aprendizajes que por los años de los años siguen perdurando. Las crisis tienen que ver con un cambio, con una transformación, bien porque anestesiados nos desviamos de los caminos, bien porque es necesario cambiar el rumbo del camino, bien porque nos desviamos en algún momento separándonos del "otro". 

Ciertamente eso tiene que ver en lo profundo con el ser humano, con lo interno de cada uno de nosotros. Con las INTENCIONES que nos han movido y que nos mueven. Con los VALORES. Los grandes dirigentes nos venden esta crisis como una crisis económica, es decir, nos hablan del resultado, pero muy poco del proceso, es decir de aquello que nos llevó a ese resultado. ¿Quizás eso les llevaría a asumir a los dirigentes de los países la responsabilidad de sus actos y compensar por los agravios que han causado? 

Quizás sea momento de:

1.- Manifestar-SE todas las veces que sean necesarias haciendo prevaler nuestra dignidad por encima de los que nos atacan con los guantes puestos diciendo "YO NO HE SIDO, LA SITUACIÓN ME OBLIGA" y también por encima de los que utilizan estos actos para el vandalismo y creen que "TODO VALE". Estos últimos tampoco tienen en cuenta los muchos y son de mirada estrecha. Son simplemente el otro extremo de la polaridad y tampoco colaboran en el SOMOS. 

2.- Decir SÍ. El SÍ es compromiso. Es un SÍ a la fuerza del SOMOS donde el ser humano obtiene la PERTENENCIA y el AFECTO suficiente para después volver al SOY donde obtiene la LIBERTAD y su EXPANSIÓN. Este es un movimiento cíclico muy pero que muy interesante. 

3.- Decir NO. El NO es poner límites. El NO es autoestima. El NO es responsabilidad y madurez para sostener las consecuencias de las decisiones que tomo. Decir NO a las medidas que tratan de llevarnos al PASADO a través de inculcarnos el MIEDO al futuro.  

Gracias.

Patrícia