Psicoterapia - Desarrollo del Bienestar - Relaciones Humanas

Creemos en las personas y en su capacidad para protagonizar y gestionar sus propios cambios

Más allá de nosotros

Científicamene ha sido demostrado en animales que un acontecimiento traumático vivido por miembros de una generación puede alterar el cerebro y afectar al comportamiento de generaciones posteriores. Los experimentos realizados con animales han demostrado que entrenados estos para evitar un olor, esta adversión la pasaban como herencia a sus descendientes. Este evento traumático afecta al ADN y este es transmitido a la siguiente generación.

Según Marcus Pembrey, del University College London, en declaraciones a la BBC, las conclusiones del estudio son una "prueba sólida de que una forma de memoria puede transmitirse entre generaciones. Sospecho que no entenderemos el aumento en desórdenes neuropsiquiátricos o en la obesidad, diabetes y problemas metabólicos sin un enfoque multigeneracional". [Nature Neuroscience vía BBC].

Partiendo de esta base nuestro comportamientos, fobias, miedos podrían haberse generado en generaciones anteriores de nuestras familias. 

También podríamos decir que su campo de actuación va más allá de su propio campo y haciendo que su dinámica se expanda e intercepte nuestro campo. . 

Esto daría la explicación a las dinámicas familiares que se repiten una y otra vez en el sistema familiar. 

Freud - fundador del psicoanálisis - acuñó el nombre del "inconsciente" para determinar en las profundidades del psiquismo humano una zona velada a la conciencia, otros escenarios de la memoria más allá de aquello que es conocido, afirmando que aquello que es inconsciente tiene tanto poder que no se puede descuidar. Partiendo de esta afirmación podríamos pensar que hay un inconsciente colectivo lleno de experiencias, situaciones, en las que algunas son conscientes, conocidas y otras que aunque no son "visibles" es decir no son conscientes, están latentes y tienen una fuerza, un poder y actúan en la configuración de nuestras vidas sin tener conciencia de ello. 

Si es así, ¿Podríamos considerar que en según que situaciones actuaremos papeles que nos vienen dados? ¿Qué en el sistema familiar aquello que no ha sido resuelto o gestionado, lo volverá a poner de manifiesto la siguiente generación?  

¿Podemos pensar que igual que miramos los antecedentes familiares en cuanto a las enfermedades físicas, tener que mirar los antecedentes emocionales para poder resolver las dificultades o conflictos emocionales que vivimos en nuestras relaciones?

¿Heredamos historias, situaciones, asuntos inconclusos provocados por antecesores nuestros, que son arrastrados, llevados, legados a la siguiente generación, repitiendo los mismos destinos?. 

Esto es cierta medida lo que he podido ver en las "Constelaciones Familiares" nudos en las relaciones familiares, de pareja, en el trabajo... que parten de un guión que no entendedmos porque muy posiblemente sea un guión que hemos heredado y que no hemos creado nosotros pero que seguimos manteniendo en herencia sin saber de que esta compuesta.

Patrícia