Psicoterapia - Desarrollo del Bienestar - Relaciones Humanas

Creemos en las personas y en su capacidad para protagonizar y gestionar sus propios cambios

Artículos (+)

Se habla del amor de los padres hacia los hijos

Si uno carece de amor, cualquier cosa que haga, aunque siga a todos los dioses de la Tierra, realice todas las actividades sociales, trate de reformar las condiciones en las que viven los pobres, ingrese en la política, escriba libros, poemas, etc., es un ser humano muerto. Sin amor, sus problemas se incrementarán y multiplicarán interminablemente. Y con amor, haga uno lo que hiciere, no hay riesgo alguno, no hay conflicto. El amor es la esencia de la virtud (J. Krishnamurti) 


Se habla del amor de los padres hacia los hijos, y poco se habla del amor incondicional que existe de los hijos hacia los padres. No hablo solo del amor que uno conscientemente dirige hacia ellos, sino ese amor dirigido inconscientemente.  

Hablo de ese amor incondicional que te hace seguirles, que te guía sin tu saberlo en la mayoría de ocasiones a hacer lo que se espera de uno o hacer lo contrario como manera de decir "MIRAME" "QUIEREME" "RECONOCEME". 

Un amor tan incondicional que te lleva a ser lo que ellos desean, un amor que también te lleva a todo lo contrario pues es tanto la admiración que se siente hacia ellos, que el deseo de reconocimiento, de ser visto, impulsa a rebelarse y llevar la contraria como forma de poder ser visto y reconocido como individuo. 

Ese amor que tiene uno que ganarse y que inconscientemente se apoderara de una "forma" a fin de poder lograr el anhelo de ser querido, de ser amado por las personas que son la base, ese amor que se tiene hacia las personas que te dan lo más preciado, independientemente de poderlo sentir y reconocer: LA VIDA. 

Y ahí nace el principio o uno de los sentidos del ser humano: AMAR Y SENTIRSE AMADO. De la misma manera que se necesita el aire para vivir, se necesita el amor para sentirse vivo. 

Patrícia