Creemos en las personas y en su capacidad para protagonizar y gestionar sus propios cambios

Psicoterapia - Desarrollo del Bienestar y  Relaciones Humanas

Escritos (+)

¿Como sabemos si hemos de consultar al Psicólogo?


En ocasiones, los padres nos sentimos desorientados, desbordados o no entendemos qué le pasa a nuestro hijo. Tenemos la sensación que hay aspectos determinados de su desarrollo que pueden mejorar pero no sabemos cómo abordarlo. 

En otras, son los profesores, pediatras u otros profesionales los que nos han recomendado consultar. 

¿De qué tipo de dificultades estamos hablando?

- Dificultades en el aprendizaje: bajo rendimiento escolar, impulsividad, atención, hiperactividad.

- Dificultades en el comportamiento en el colegio, en casa.

- Dificultades en procesos de duelo, separaciones y divorcios.

- Dificultades en el control de esfínteres.

- Trastornos del sueño.

- Trastornos del desarrollo: trastorno del espectro autista, Asperger, retraso madurativo.

- Trastornos emocionales, de la personalidad, de la relación y del vínculo, miedos y ansiedades.

¿Y entonces, qué debemos hacer?

El primer paso es hacer la consulta. No siempre será necesario un tratamiento posterior pero sí resulta imprescindible obtener un diagnóstico claro y la mejor orientación terapéutica posible.

¿Cómo se trabaja?

En primer lugar, se establece una primera visita con los padres donde se recoge todos los aspectos que más preocupan. Posteriormente, en una segunda visita con el niño/a o adolescente de manera individual - o conjunta si es necesario -, se acaba perfilando el diagnóstico, herramienta imprescindible para establecer el tratamiento adecuado. 

A continuación se establece la necesidad o no de iniciar el tratamiento psicológico y se determina la frecuencia de las sesiones psicoterapéuticas. 

Así mismo, es imprescindible realizar un trabajo en común entre las diferentes áreas de relación implicadas en la vida del niño o adolescente como son la familia y la escuela, con reuniones periódicas para poner en común la evolución y los cambios que sea necesario aplicar en el tratamiento. 

¿Cuánto tiempo dura un tratamiento?

Depende. La respuesta no puede ser nunca la misma en todos los casos. Los tratamientos psicológicos tienen una durada variable, pues se adaptan siempre a la situación de cada niño y adolescente. La psicoterapia dura el tiempo necesario parar trabajar las dificultades existentes. 

Eso sí, una vez establecido el diagnóstico, la pauta y previsible durada del tratamiento quedará determinada, siempre sujeta a variaciones en función de la evolución del niño o adolescente. 

¿Qué beneficios obtendremos?

El proceso terapéutico tiene como objetivo conseguir el bienestar del niño o adolescente y de su familia. Una psicoterapia a tiempo permite no sólo resolver los problemas o mejorar las dificultades que se presentan, sino actuar de manera preventiva atenuando futuras consecuencias. 


Marta Pérez Ordóñez



Correo
Llamada
Asignación